Lugares de Mexico
 
 


Bolaños

Un viaje en el tiempo en la Sierra Madre Occidental: El pueblo de Bolaños
(Estado de Jalisco)

El mejor de los viajes no es él que permite descubrir un nuevo país o una nueva cultura, sino él que permite viajar a través del tiempo. Este es el primer pensamiento del viajero cuando descubre el antiguo pueblo de Bolaños, en el norte del Estado de Jalisco, después de un largo recorrido a través de impresionantes parajes y un rápido descenso hacia el fondo del cañón del río Bolaños.

El nombre de Bolaños fue probablemente adoptado de Toribio de Bolaños, un encomendero quien encontró en 1548 una rica veta de plata al norte del pueblo, en el actual barrio de Tepec. Debido a los constantes ataques de los indígenas que desalojaron en varias oportunidades a los mineros, la actividad minera en Bolaños durante los siglos XVI y XVII careció de la estabilidad necesaria para que la extracción y el beneficio de la plata alcanzaran niveles significativos.

Fue hasta 1748, con la primera bonanza minera, que el recién fundado (1730) pueblo tomó el nombre de “Real de Minas de San Antonio de Bolaños”. Su producción representaría algunos años después cerca de 20 % del total de la plata producida en Nueva España. Llegó a contar 17,000 habitantes en 1780, entre familias criollas atraídas por la explotación de las minas, indígenas y esclavos negros “importados” para hacer el duro trabajo de extracción y tratamiento del metal después del descubrimiento de otras ricas vetas. Muchos indígenas se adentraron entonces en las montañas para evitar ser esclavizados.

Después del abandono de las minas al final del siglo XVIII, Bolaños renació con la llegada en 1810 de una compañía minera inglesa que explotó nuevas vetas. Tuvo otra época de bonanza hasta la retirada de los inversionistas ingleses en 1906.

Olvidado y abandonado, Bolaños iba a tener una tercera oportunidad en 1965, cuando una compañía minera estadounidense llegó para reabrir las minas. Pero a finales del siglo XX, se terminó la explotación de la plata, ya incosteable, en Bolaños como en otras minas mexicanas.

Desde entonces, Bolaños vive de las remesas de sus emigrados a Estados Unidos y de la actividad agropecuaria. Está buscando otras fuentes de ingreso, entre las cuales el turismo se perfila como una de las más prometedoras. No se descarta, sin embargo, una cuarta etapa minera en el futuro: desde 2007, se está realizando estudios exploratorios que contemplan la posibilidad de reabrir unas minas de Tepec.

Cada una de las tres etapas pasadas dejó su marca en Bolaños, pero la más profunda fue la primera, con la construcción de los dos edificios que enmarcan la plaza principal, las Casas Reales -actualmente Presidencia Municipal- y la Casa de Moneda. Esta última, que funcionó de 1752 a 1807, acaba de ser restaurada por el INAH y será convertida en Museo de la Cultura Huichola. La fachada y el campanario de una iglesia del siglo XVII en ruinas, la “Parroquia Vieja” ocupan el tercer costado de la plaza. Vale la pena dar la vuelta al edificio para admirar las extraordinarias ventanas de la sacristía.

El pueblo conserva su trazado del siglo XVIII y presenta una gran armonía arquitectónica. Entre las casas de un solo piso, con sus hileras de botaguas a la altura de las azoteas, sobresalen unas casonas con notables detalles arquitectónicos: unas gárgolas en la casa Fabeiro; unos portones esculpidos, como él de la “Hacienda Grande”; el techo en forma de granada en la casa que fue antaño la Casa del Ensaye; el balcón con su reja y la fachada esgrafiada en la Casa de la Condesa. Esta casa perteneció a Don Antonio de Vivanco, dueño de las minas de Bolaños a partir de 1770 y futuro Vizconde de Bolaños; se conoce también como “la Casa del Gringo”, ya que el arquitecto norteamericano Harold Wagner la compró y la restauró en los años 70.

La gran mayoría de los edificios están sostenidos por contrafuertes redondos, una característica del paisaje urbano de Bolaños.

Don Antonio de Vivanco mandó también construir la Parroquia de San José, Patrón del pueblo. Es un hermoso edificio donde conviven dos estilos: la parte inferior, con tres portadas, pertenece al estilo barroco; los elementos decorativos de la parte superior -la cornisa del frontón realzada con un cordón de azulejos azules, el marco de la imagen de la Virgen de Guadalupe, así como el remate del contrafuerte de la esquina derecha- son de estilo rococó, un rococó elegante y desenvuelto.

El barrio norte de Bolaños, Tepec, reserva una sorpresa: la iglesia inconclusa de San Antonio de Padua, de magnífica fachada churrigueresca. Cinco kilómetros más al norte, se encuentra el pequeño pueblo de San Gaspar de Huilacatitán que cuenta con dos edificios coloniales: una sacristía en ruinas, primera etapa constructiva de una iglesia cuyo proyecto fue abandonado; y una hermosa capilla, diminuta fortaleza rematada por una espadaña. La parte superior de su puerta ostenta una inusual representación de los Reyes Magos.

Saliendo en dirección del sur, se llega primero a la Hacienda de Guadalupe o Hacienda de los Ingleses del siglo XIX, de donde se tiene una extensa vista hacia el fondo del cañón, con el pueblo de Bolaños en el primer plano y su puente colgante “de los dos mundos” que une al mundo hispánico con el mundo indígena. A lo lejos, al pié del cerro de la Bufa, se divisa el barrio de Tepec y la iglesia de San Antonio de Padua.
Click aquí para ver todas las fotografías
Bookmark and Share Mapa de Bolaños Traza tu Ruta Comentario a Lugares de México

La espléndida Iglesia de Guadalupe del Barrio de La Playa se debe también a Don Antonio de Vivanco. De estilo churrigueresco, con dos gárgolas en forma de puma y una imagen de la Virgen de Guadalupe, esta iglesia data de 1760. Se encuentra en buen estado de conservación, aunque nunca ha sido restaurada ni exterior ni interiormente.

Alrededores de Bolaños:
- Más allá del barrio de La Playa, el cañón se ensancha y el paisaje se apacigua. En unos 10 km, se llega al pequeño pueblo de Chimaltitlán, cuyo templo está dedicado a San Pascual Bailón; y (30 km) al de San Martín de Bolaños, antigua hacienda de beneficio de metales, que se desarrolló alrededor de la enorme iglesia del Señor de Santa Rosa.

- El municipio de Bolaños cuenta con una importante población huichola. Viven en varías comunidades de la sierra -Tuxpan de Bolaños, Ciénaga de Venada, Mesa del Tirador, entre otras- diseminadas a lo largo de la carretera de terracería uniendo Bolaños con Puente de Camotlán (Estado de Nayarit). No es raro ver en las calles de Bolaños miembros de esta etnia con sus típicos atuendos, bordados al punto de cruz con hilos de colores fuertes, que han bajado de las serranías para vender su artesanía, realizar alguna compra o acudir al centro de salud.

El tiempo ha sido generoso con el pueblo de Bolaños. Si bien ha destruido o dañado algunos edificios, muchas veces con la complicidad del hombre, también ha salvado una gran parte del pueblo, que constituye un hermoso ejemplo de arquitectura dieciochesca.

Sin embargo, Bolaños no es uno más de los tantos pueblos mineros congelados en el pasado como existen muchos a lo largo del Camino Real de Tierra Adentro. Los sueños de los que acudieron en este lugar desde el siglo XVI en busca de riqueza o de felicidad flotan todavía por las calles empedradas de Bolaños, pero se topan con otros sueños bien contemporáneos: los de sus habitantes que creen en una nueva época de bonanza minera; y los de los huicholes, que ven en el pueblo la puerta de entrada a un mundo del cual esperan mejoramiento de sus condiciones de vida y reconocimiento de su cultura.

Donde encontrar artesanía huichol:
En Tuxpan de Bolaños, se puede encontrar artesanía local en una tienda a la salida del pueblo. En Bolaños, la tienda de la Casa de la Moneda también vende diversos artículos de artesanía huichol (morrales, joyería de chaquira, equípales de otate).

Para visitar las comunidades huicholas:
Resulta muy interesante la excursión a estas comunidades que tiene otro atractivo: los magníficos paisajes de la sierra. Es necesario obtener un permiso especial en la Presidencia de Bolaños. Tel: 01(437) 952-5040 / 01 (437) 952-5017.

Cómo llegar:

Bolaños se encuentra en el Estado de Jalisco, a 250 km al norte de Guadalajara. Desde esta ciudad se toma la carretera 23 en dirección a Jerez y Zacatecas. Después de Momax, desviarse en dirección de Totatiche y Villa Guerrero para llegar a Bolaños. De Guadalajara, sale un camión (el “Rojo de los Altos”) para Bolaños desde el Mercado del Mar - Zapopan -a las 6:45 am- llegando alrededor de las 14 horas.

Dónde comer y dormir:
- Existen tres hoteles económicos en Bolaños, el “Familiar Bugarín”, el “Real de Bolaños” y el “Jalisco”. Los tres están ubicados en el centro del pueblo.

- Podemos mencionar el restaurante del hotel Real de Bolaños y “La Palapa de Enrique Pinedo”. Recomendamos también el recién abierto restaurante “Los Arcos”, frente al kiosquito de la plaza principal, donde nos atendieron muy bien.

El restaurante rústico “El crucero de Banderitas” ubicado en la carretera que va a Tuxpan de Bolaños, a una hora de Bolaños, sirve buenos desayunos y antojitos.

Bibliografía:
-Bolaños, ciudad colonial. Ed. Universidad de Guadalajara. Su autor es el Padre Nicolás Valdés Huerta, párroco de Bolaños de 1944 a 1955. El libro se vende en la tienda de artesanías de la Casa de la Moneda.

-La minería en Bolaños. 1748-1810. David Carbajal López. Ed. Colegio de Michoacán y Universidad de Guadalajara.-Bolaños. Espacio urbano y poder. 1752-2000. Estrellita García. Ed. Colegio de Jalisco.

-Los Huicholes. Johannes Neurath. CDI/PNUD. 2003

Referencias:
Secretaría de Turismo de Jalisco.
Bolaños Colonia - www.bolanoscolonial.com

Enciclopedia de los Municipios de México - Bolaños Jalisco.

Texto Anne Bonnefoy
Fotografía Anne Bonnefoy

Todos los Derechos Reservados
© 2007-2017
Última actualización de información: Enero 2009

Barrancas de Metztitlán Tulum
Descubre nuevos destinos / Donativos / Quiénes somos / Contacto / Códigos de ética del viajero / Enlaces

Terminos, Condiciones y Privacidad. Todos los Derechos Reservados Lugares de México. 2017 ©
Este sitio se ve mejor con el navegador Safari