Lugares de Mexico
 
 


Santuario del Desierto

Un Oasis para el peregrino y el viajero
Santuario del Desierto

(Estado de San Luis Potosí)

En una pedregosa planicie, rodeada de áridos montes, sobresale de imprevisto una iglesia que como un oasis en el desierto provoca asombro y curiosidad. Es el Santuario del Desierto en cuyo interior conserva algunos de los tesoros de la fe y del arte de San Luis Potosí.

Entre los años de 1613 y 1625 el Padre Juan Barragán Cano construyó una pequeña ermita dedicada a San Juan Bautista. Lugar que habitó en soledad practicando la meditación y la contemplación hasta su muerte en 1665. Un poco antes de morir, en las últimas décadas del siglo XVII recibió un óleo de la Virgen de Guadalupe. Con el tiempo la devoción que provocó la imagen de la Virgen hizo que la orden religiosa encargada de la ermita tomara la decisión de colocar la imagen en el sitio central sustituyendo a la de San Juan Bautista.

Poco a poco la pequeña ermita fue insuficiente para el número de peregrinos que llegaba a visitarla, por lo que en 1735 se inició la construcción del templo actual a cargo del Bachiller Francisco Maldonado Zapata. Él no logró terminarlo y fue hasta el año de 1755 que el Brigadier Don Francisco Xavier de Uresti finalizó esta iglesia dedicada a la Virgen Guadalupe.

El Santuario del Desierto de nuestra señora de Guadalupe es en si un oasis tanto para la fe como para el viajero que la descubre. Aparece derrepente en medio de la nada como única construcción a la vista. Sobresalen sus dos torres y sus verdes árboles frondosos que contrastan con lo árido del paisaje. Puedo imaginarme la impresión de todas las personas que al llegar caminando de su largo peregrinar encuentra un lugar de descanso tanto para el cuerpo como para el alma.

Llegando a la Iglesia hay una sencilla -seguramente por lo difícil que fue traer la cantera hasta este lugar- pero interesante fachada. En la parte superior del arco de entrada -en la piedra clave- encontramos las iniciales MVR con una corona que significa: María Virgen y Reina del cielo. En la enjuta o albanega, que es el triángulo que se forma a los lados del arco con las pilastras, se aprecian unas hojas con flores. Igualmente en el entablamento hay muchas flores talladas, esto es símbolo de que la iglesia está dedicada a María.

En los nichos de la fachada están las estatuas de San Luis Rey de Francia, de San Miguel Arcángel, de San Isidro Labrador, y San Nicolás Tolentino, hasta arriba esta la Virgen de Guadalupe. Estas esculturas no son las originales ya que en la Revolución se perdieron.

En el interior hayamos uno de los tesoro del arte de San Luis Potosí: Es el magnifico y único retablo barroco que se encuentra completo, ya que muchos se destruyeron para convertirse en retablos de estilo neoclásico. En el retablo las pinturas referentes a la Virgen muestran etapas de su vida como su nacimiento y la anunciación. Abajo al centro hay dos esculturas, los padres de la Virgen, Joaquín y Ana. Justo en medio de éstas dos esculturas encontramos otro tesoro artístico y de la fe, es el óleo que pinto Lorenzo de la Piedra en 1625, es la pintura más antigua de la Virgen de Guadalupe que hay en el Estado de San Luis Potosí y probablemente está entre los dos o tres óleos más antiguos -después de la del Tepeyac- de todo México. También es interesante ver el púlpito de cantera tallada con su tornavoz de madera así como los interiores del templo, los cuadros que tenia este templo se llevaron al Obispado para su protección.

Este lugar fue propiedad de la Orden de los Carmelitas descalzos, seguramente como lugar de retiro, de contemplación y meditación propios de esta Orden. En el pequeño monasterio todavía se conserva algo de la arquería original, los techos cerrados con sus vigas de madera que datan de finales de 1700, sus puertas y chapas originales. Todavía se realizan ejercicios y retiros espirituales, por eso en la parte posterior se ha construido un nuevo espacio para este fin.

Justo enfrente de la iglesia hay un árbol -mezquite- con un pequeño altar con todas las ofrendas y regalos que los peregrinos ofrecen a la Virgen, esto debido a que en su corteza se formo lo que parece ser su imagen.

El 12 de diciembre de cada año, las peregrinaciones en honor a la Virgen de Guadalupe en el Santuario del Desierto llegan a ser de miles de personas. Desde muy temprano llegan al desierto. En los alrededores no faltan los puestos que vendan pan, quesadillas, gorditas, tamales, atóle, pulque y aguamiel.

El resto del año la Iglesia por lo general sólo abre los domingos para celebrar la misa de medio día, es en este día cuando se puede aprovechar y visitar el altar, comer unas ricas quesadillas en los puestos que se ponen a su alrededor y caminar un poco por el desierto, alejándose de los puestos y las personas para apreciar la soledad e introspección que genera un lugar así.

El desierto siempre a dado a todos los viajeros una sensación de asombro, grandeza e introspección, será por la sensación de soledad que provoca, por el sonido del viento y el polvo que se levanta por la planicie, o por el silencio que obliga a todo visitante a escucharse a si mismo en algún momento. En lo personal creo que el silencio del desierto provoca que nos hagamos preguntas sobre nosotros mismos, sobre nuestro destino, sobre nuestro entorno.
Click aquí para ver todas las fotografías
Bookmark and Share Santuario del Desierto Traza tu Ruta Comentario a Lugares de México

¿Será que el desierto nos acerca un poco más a nosotros mismos? Seguramente por este motivo fue que los Carmelitas siendo una orden contemplativa tuvieron este lugar alejado de la civilización.

Por esto mismo y para conservar el espíritu del Santuario es muy importante cuidarlo y conservarlo como se concibió desde su inicio, como un lugar para la contemplación y meditación, retirado de toda civilización. Es importante que se proteja como está, ya sea como área natural protegida, monumento histórico o parque nacional y se detenga así el crecimiento de la ciudad de San Luis Potosí hacia esta zona, ya que de otra forma perderá parte de su espíritu de aislamiento.

Datos de interés:
Nicolás Fernando de Torres proveniente de Sevilla, llega a San Luis Potosí para hacer fortuna y buen nombre. Se convirtió en el dueño de grandes haciendas como la de Peotillos y Pozo del Carmen. Durante su estancia en San Luis contrajo matrimonio con Gertrudis Maldonado Zapata. Como no tuvieron hijos, dejaron en herencia sus tierras y fortuna a la Orden de los Carmelitas para que construyan su Templo e Iglesia. Los restos de este matrimonio se encuentran enterrados en el presbiterio del Templo del Carmen, en el centro histórico de San Luis. El hermano de Gertrudis Francisco Maldonado Zapata con el dinero que dejó su hermana y con la llegada de los Carmelitas a San Luis Potosí, decide comenzar la construcción del Santuario del Desierto en 1735 sobre la ermita de San Juan Bautista.

Cómo visitar el Templo y la zona:

El santuario sólo abre los domingos para celebrar la misa de medio día, es el único día en la semana que se puede visitar el magnifico retablo y la imagen de la Virgen. Es importante recordar que se está visitando un templo que para muchas personas tiene un significado muy especial, por lo tanto es importante respetar el silencio del lugar así como a las personas que rezan en su interior. De igual forma no se pueden tomar fotografías con flash para no dañar las pinturas del retablo. Es recomendable ir acompañado de un guía para tener una detallada descripción del retablo, así como los permisos para conocer un poco más el templo. Recomendamos la agencia Operatour Potosína para este recorrido Tel: 01(444) 151-2201

Cómo llegar:
El Santuario se encuentra a 10 km aproximadamente de la ciudad de San Luis Potosí. Desde el centro se tiene que tomar la avenida Venustiano Carranza hasta el Bulevar Río Santiago, de ahí se toma el libramiento poniente con dirección a la carretera San Luis Potosí - Zacatecas. Unos minutos antes de llegar a la carretera hay una desviación del lado izquierdo con dirección a los poblados de Capulines y la Cruz, hay que seguir por todo el camino. Como no hay señalización, siempre hay que tomar el camino hacia la derecha hasta pasar estos poblados, son aproximadamente 8 kilómetros hasta el Santuario.

Dónde comer y dormir:
Recomendamos el Hotel Nápoles, ubicado a un costado de la Plaza del Carmen y frente al Jardín de San Juan de Dios. Centro Histórico de San Luis Potosí. Tel: 01 (444) 812-8418

Este hotel es perfecto para conocer el Templo del Carmen y el centro de San Luis Potosí, además en el Lobby se encuentra la agencia turística que hace los recorridos para el Santuario del Desierto y la Presa San José entre otros más.

Si se está visitando el Santuario, los domingos temprano y hasta medio día se ponen unos puestos de quesadillas muy recomendables. Es el pretexto perfecto para apreciar la Iglesia y el paisaje del desierto.

Si se prefiere comer en un lugar con historia en el centro histórico de San Luis Potosí recomendamos el Café Restaurante Versalles que está a un costado del Palacio de Gobierno Estatal en la calle de Francisco I. Madero # 145 Tel: 01(444) 812-4221 / 814-0511. Este lugar conserva la decoración y el ambiente de las cafeterías de los años cincuenta.

Si se tiene antojo sólo de un rico café con pan dulce, justo a un lado del Templo del Carmen sobre la calle de José Manuel Othón # 355 hay una panadería -con fachada de estilo neoclásica- que ofrece un paquete de pan o pastel con café muy recomendable.

Referencias:
Secretaría de Turismo de San Luis Potosí.
Arquidiocesis de San Luis Potos.
Agencia OperaTour Potosina.
Basílica de Santa María de guadalupe.

Texto Ernesto Durand
Fotografía Ernesto Durand

Todos los Derechos Reservados © 2009-2014
Última actualización de información: Mayo 2009

Reserva de la Biósfera Tehuacán-Cuicatlán Quema de Judas
Descubre nuevos destinos / Donativos / Quiénes somos / Contacto / Códigos de ética del viajero / Enlaces

Terminos, Condiciones y Privacidad. Todos los Derechos Reservados Lugares de México. 2014 ©
Este sitio se ve mejor con el navegador Safari