Lugares de Mexico
 
 


Salamanca

El viaje a Salamanca o la cera
en todos sus estados

(Estado de Guanajuato)

La historia de la ciudad no lo explica del todo, tampoco las numerosas y antiguas tradiciones locales, solamente la habilidad de los artesanos que han elevado este oficio al nivel de arte nos permite entender porque el trabajo de la cera sobrevivió en la ciudad de Salamanca, manifestándose hoy en día tanto a través los cirios y los velas de delicada cera escamada como de las figuras de cera de los famosos nacimientos salmantinos.

El mundo prehispánico conocía las propiedades de la cera producida por las abejas: los orfebres taironas de Colombia o zapotecos de Monte Alban manejaban con suma habilidad la técnica de la cera perdida. Con los Españoles, llegó al nuevo continente el uso de la cera a fines de iluminación y en poco tiempo las velas de cera remplazaron las teas de ocote. El éxito fue tal que se tuvo que completar la producción local de cera con importaciones de la metrópoli o de “las Indias” a través del galeón de Manila. Las velas se usaban también en las ceremonias de la nueva religión -misas, procesiones, etc- y terminaron por convertirse en el símbolo mismo de la fe cristiana.

El siglo XIX extendió el uso de la cera al campo artístico, con retratos, medallones y también los antepasados de los “souvenirs” de hoy: unas figuras de cera representando personajes “típicos” del México de entonces, tlachiquero, china poblana, etc. Se dieron también usos más populares como para la fabricación de juguetes o de máscaras, pero en éstos como en los demás, la cera perdió terreno frente a nuevos materiales más resistentes. Hoy en día, la mayor parte de la cera se destina a fines litúrgicos, pero se sigue trabajando con fines artísticos en algunas ciudades, como Salamanca, una antigua población del Bajío.

La cera escamada.
Al final del siglo XIX, aparecieron en Salamanca las velas con cera escamada, no se sabe a ciencia cierta si fue a consecuencia de un pedido de los padres agustinos o de los gremios de artesanos. Lo que si parece establecido, es que fue el señor Francisco Ramírez Hollanda quien creó la primera vela decorada en 1878.

Después de unos intentos con papel encerado, creó unos moldes de terracota en forma de trompo para formar pétalos de flores de pura cera. Hoy en día, su bisnieto, Ramón Ramírez López, sigue utilizando el mismo procedimiento: los moldes se humedecen en agua, se sumergen en cera caliente, nuevamente en agua fría para desprender la delgada capa de cera cuajada. Con moldes de varios tamaños, se puede crear una flor completa. Existen otros tipos de moldes, para crear hojas, guirnaldas, espigas, filigranas o algún tipo de motivo religioso. Las “escamas” de cera obtenidas se pegan con cera caliente a las velas. Se puede dar color a la cera y agregar decoraciones de papel con reflejos metálicos. En el caso de los cirios de gran tamaño, la cera se pega a una ligera estructura metálica. El cirio terminado tiene el aspecto de una gigantesca flor blanca.

El arte de la cera escamada se difundió primero en la región (Cortazar, Estado vecino de San Luís Potosí). Se conoce hoy en el resto de la República.

Desde hace trescientos años, los artesanos de Salamanca, organizados en gremios, hacen ofrendas de cera al Señor del Hospital durante nueve días a partir del jueves de Corpus Christi. En la actualidad, el primer día le toca a los herreros y alumineros; el segundo a los panaderos; el tercero a los comerciantes; el cuarto a los textileros; el quinto a los tablajeros; el sexto a albañiles, ladrilleros y carpinteros; el séptimo a los zapateros y los fotógrafos; el octavo a los mecánicos y el noveno a los agricultores.

Cada día, una procesión integrada por miembros de un mismo gremio sale de un punto diferente de la ciudad, encabezada por músicos, coheteros y mojigangas y se dirige hacia Parroquia del Señor del Hospital. Sus integrantes cargan “percheros” con velas y cirios de cera escamada, de motivos y colores diferentes para cada gremio. Los cirios se ofrendan al Cristo Negro y a los santos, las velas se colocan en hileras a lo largo de los pasillos. La luz de los vitrales transparenta la cera escamada y revela la delicadeza de los motivos. Una misa se celebra más tarde en medio de un bosque de cera blanca. De noche, se quema un “castillo” y se lanzan fuegos pirotécnicos.

Los nacimientos monumentales.
Otra expresión artística típicamente salmantina es la elaboración de las figuras de cera de los nacimientos monumentales que se exhiben en la época navideña. Esta costumbre se originó en la Italia del Medioevo. Cuenta la tradición que en 1820 un Párroco de Salamanca colocó un nacimiento en el alfeizar de la ventana de su casa, costumbre que fue adoptada por las familias salmantinas. Las figuras fueron al principio de madera estofada -hubo también figuras de barro cocido y pintado como en Provenza-. Al final del siglo XIX, la familia Moreno elaboró figuras de cera para un nacimiento que hizo escuela. Muchas familias se dedicaron desde entonces a la fabricación de las figuras, entre las cuales los Quintanilla y los Villanueva, antepasados de ceriescultores renombrados.

La elaboración de una figura requiere de mucho trabajo, paciencia y precisión. Las cabezas, los brazos y las piernas, las alas de los ángeles, se obtienen vaciando cera caliente -de color natural o teñida con cochinilla- en moldes de barro o de yeso. Los animales -borregos, camellos, etc- se elaboran con el mismo procedimiento. Los artesanos hacen sus propios moldes, es un trabajo sumamente delicado, el más difícil de todo el proceso. Uno de los especialistas en la materia es Don Bartolomé Hurtado que usa para fabricar sus moldes las partículas finas de arcilla encontradas en las riberas de los ríos.
Click aquí para ver todas las fotografías
Bookmark and Share Mapa de Salamanca Traza tu Ruta Comentario a Lugares de México

Antes que la cera termine de endurecer, la pieza se modela: se dobla piernas o brazos, se despeina plumas, se inserta ojos, se arruga caras, se cierra las manos que tienen que sostener algún accesorio. La etapa siguiente es el dibujo de las cejas, bocas y la pintura -por ejemplo de las alas de los ángeles-. Las piezas terminadas son fijadas a un cuerpo de madera de colorín por medio de un alambre, cuya flexibilidad permite dar a la figura la postura exigida por el papel que representa: virgen sentada o arrodillada, ángel tocando trompeta, rey mago bajando de su camello, etc. Por último, las figuras se visten con ropas bañadas en almidón -para fijar el movimiento de la tela- y se les agregan sus “accesorios” -cestas, bastones, cinturones, sombreros, joyas, aureolas, la mayoría de los cuales se hacen en el taller-. Don Marco Miranda, uno de los más reconocidos ceriescultores, dice que sus alumnos “tienen que aprender todos los oficios”, ya que lo único que se manda hacer al exterior es la aureola de los santos.

Después de una cantidad impresionante de horas de un trabajo minucioso, lo que se obtiene es una figura que mide de 20 a 30 centímetros, de una gran delicadeza, destinada a ser exhibida en uno de los famosos nacimientos monumentales salamantinos. Los rostros, a los cuales la cera confiere luminosidad y dulzura, son especialmente bonitos. Los nacimientos se montan en una habitación de la casa que ocupan por completo. Todos tienen iluminación, algunos música o animación. Las escenas más representadas son la Anunciación, el viaje de los Reyes Magos, la gruta de Belén, la adoración de los Reyes Magos. Durante mes y medio, los salmantinos reciben amablemente visitantes de toda la República que vienen a admirar sus creaciones.

Los artesanos de la cera trabajan en general en su propia casa donde una habitación está reservada para esta actividad. Es muy gratificante asistir a alguna etapa de la fabricación de una pieza. La visita a los talleres de cera es sin duda una razón suficiente para viajar a Salamanca, pero hay mucho más que ver en esta ciudad. Los dos patios del ex Convento Fray Juan de Sahagún y los 11 excepcionales retablos barrocos del siglo XVIII de la Iglesia de San Agustín merecen por sí solos el viaje a Salamanca, también la Parroquia antigua con su magnifica fachada churrigueresca. Y no se puede dejar de visitar el conmovedor templo del pueblo de indios de Santa María de Nativitas, hoy barrio de la ciudad de Salamanca, por su fachada ingenua y sus enormes gárgolas.

Sin ser una ciudad turística -es más conocida por su refinaría-, Salamanca tiene muchos atractivos turísticos, antiguas casonas, plazas, capillas y rincones olvidados, que se puede descubrir al caminar por las calles, saboreando una rica “pasta de nieve” o un delicioso pan con nombre raro comprado en una de las panaderías tradicionales.

Cómo llegar:
- En automóvil particular: Se llega a Salamanca por la autopista México - Querétaro - Irapuato - León.
- En transporte público: Los camiones para Salamanca salen de la Central Cien Metros de la Ciudad de México. (ETN tiene 10 corridas al día. 4 horas 15).

Dónde comer y dormir:
Hay muchos hoteles en Salamanca. Las habitaciones de los pisos superiores del hotel “El Monte” tienen vista sobre el ex Convento agustino y la Parroquia del Señor del Hospital.

Salamanca es una ciudad grande, el visitante puede escoger entre muchos buenos restaurantes. El restaurante del Hotel Trevi (Calle Hidalgo con Albino García) ofrece un excelente bufete a la hora del desayuno.

Hay que probar la “paste de nieve”, cuya receta es secreta (se reconoce el sabor de la leche, de las nueces, de la vainilla, pero ¿que más ingredientes tiene?). Se venden en la Neveria Cuco, calle Revolución # 108.

Bibliografía:
- La cera en México. Arte e Historia. Banamex. 1994
- Los agustinos, aquellos misioneros hacendados. Diego de Basalenque. Conaculta. 1998.

Referencias:
Cera escamada:
- VEDESA (Velas Decorativas de Salamanca). Dueño del taller: Ramón Ramírez López. vedesa@prodigy.net.mx

Figuras de cera:
Hemos visitado tres talleres, existen más (informaciones en la Dirección de Turismo de Salamanca):
- Taller de Don Bartolomé Hurtado Ojeda.
- Taller de Don Marco A. Miranda. Tel: 01 (464) 647 18 82.
- Taller de Doña Velía Villanueva. Velialbavi04@hotmail.com

Fiesta de los Gremios (Corpus Christi):
La Dirección de Turismo de Salamanca informa sobre la organización de la fiesta de los gremios, que coincide con la Semana de la Salmantinidad.

Nacimientos monumentales:
La Dirección de Turismo de Salamanca distribuye un folleto con las direcciones de las casas donde se exponen los nacimientos monumentales (16 de diciembre - 2 de febrero).
Fueron 12 nacimientos los que se podían visitar en 2007.


Secretaría de turismo de Guanajuato.
Municipio de Salamanca.
Enciclopedia de los Municipios de México, Salamanca.


Texto Anne Bonnefoy
Fotografía Anne Bonnefoy

Todos los Derechos Reservados © 2008-2014
Última actualización de información: Septiembre 2008

Celestún Chicxulub Puerto
Descubre nuevos destinos / Donativos / Quiénes somos / Contacto / Códigos de ética del viajero / Enlaces

Terminos, Condiciones y Privacidad. Todos los Derechos Reservados Lugares de México. 2014 ©
Este sitio se ve mejor con el navegador Safari