Lugares de Mexico
 
 


Mineral de Pozos

Un antiguo pueblo minero, entre el olvido
y la globalización
.
(Estado de Guanajuato)

Pocos kilómetros antes del cruce de la carretera 57 con la entrada al pueblo de San Luis de la Paz, un camino de terraceria a la derecha conduce al pueblo de Pozos. El camino se interna en un paisaje semidesértico, antes de emprender la subida a una loma. La primera curva de la bajada revela los edificios de la ex- hacienda minera de San Baldomero con sus paredes intactas, pero sin techos ni ventanas. Conforme la carretera va bajando, aparecen otras haciendas, las de Cinco Señores, Angustias, El Triángulo -desde la cual se descubre una vista panorámica sobre Pozos- y San Rafael. Los restos imponentes de la Escuela Modelo anuncian la entrada al pueblo.

La carretera sigue bajando, dejando atrás la Plaza Zaragoza, la antigua Presidencia Municipal y su torre de reloj y se detiene al fondo de la cañada: allí se encuentra el centro del pueblo, con su Jardín frente al la Parroquia de San Pedro. Los edificios restaurados alrededor del Jardín, sus dos hoteles con sus galerías de arte y su animación evidencian un hecho indiscutible: Pozos ya no es más un pueblo fantasma.

Pozos fue fundado como presidio bajo el nombre de Palmar de Vega en 1576. La firma en 1590 del tratado de paz con los Chichimecas en el cercano pueblo de San Luis -que desde esta fecha lleva el nombre de San Luís de la Paz- permitió emprender la explotación de los ricos yacimientos metálicos -plata, oro, pero también mercurio, manganeso, plomo, cobre, estaño- que habían sido detectados en la zona.

La explotación de la mina de Santa Brígida, de donde se extraía el mercurio indispensable para el beneficio de la plata, fue confiada a los Jesuitas, quienes cambiaron el nombre de Palmar de Vega por él de San Pedro de los Pozos -San Pedro siendo el Santo Patrono de los varios grupos étnicos traídos para trabajar en las minas-.

Después de la expulsión de los Jesuitas en 1767, Pozos cayó en decadencia para renacer, más de un siglo después, bajo el nombre de Ciudad Porfirio Díaz. Conoció entonces su momento de esplendor: las grandes casonas del centro, el quiosco del Jardín, la iglesia San Pedro, la diminuta Alameda con su puente de la Constitución, la antigua Presidencia Municipal, el mercado techado de la Plaza Zaragoza, la Escuela Modelo y las ex-haciendas que se visitan hoy, datan de esta época.

Importantes establecimientos comerciales como Las Fábricas de Francia, El Vesuvio o La Fama abastecían a los 70.000 habitantes que llegó a contar Pozos, la mitad de los cuales trabajaban en las 300 minas de la región. Un ramal de los Ferrocarriles Nacionales llegaba al pueblo. Empezó la construcción -interrumpida por la Revolución- del enorme Templo del Señor de los Trabajos.

Después de la Revolución, la ciudad retomó su nombre de Pozos. Pero como consecuencia de la inestabilidad política de la región y de la baja del precio de los metales en los mercados internacionales, empezaron a cerrar, una detrás de otra, las minas que hacían su riqueza. El equipo de extracción del metal fue vendido a las minas de Pachuca.

Abandonado paulatinamente por sus habitantes que tuvieron que salir en busca de trabajo, Pozos fue durante más de 50 años un pueblo fantasma. Su declaración como Zona de Monumentos Históricos en 1982 marcó el principio de su segundo renacimiento, con la perspectiva de explotación de un nuevo filón: el turismo.

Una visita de Pozos puede empezar en el lugar de su fundación, a unos kilómetros al este del pueblo, en Santa Brígida.

Al aproximarse a la mina, aparecen entre los nopales tres extrañas construcciones piramidales, de apariencia muy moderna: son los hornos de fundición de metal construidos por los jesuitas, hoy transformados en corrales para chivos. A poca distancia se encuentran las ruinas bien conservadas del presidio del siglo XVI, que albergó a la hacienda de beneficio de los Jesuitas.

Los principales monumentos porfirianos del pueblo se ubican alrededor de la Parroquia de San Pedro y del Jardín; la mejor manera de descubrirlos es caminar por las calles empedradas del centro bordeadas de casas, casonas y iglesias, muchas de ellas son ruinas invadidas por pirules y cactus.

Hacia el oeste, pasando las ruinas del acueducto, una caminata a través de un magnifico paisaje de desierto permite alcanzar a las ex-haciendas de San Rafael, del Triángulo y de Cinco Señores, la más imponente de todas.

Los ejidatarios que las cuidan proponen un recorrido de los edificios, de los tiros y de los túneles. Cuentan con gusto y convicción las leyendas del lugar, fantasmas que salen de los tiros o ruidos inexplicables, como él de los caballos tirando una carreta que puntualmente se hace escuchar al atardecer.


Del “hospitalito” construido por el dueño de la mina de San Baldomero para su personal, sale un sendero que lleva a la cumbre del cerro de la Cruz.
Click aquí para ver todas las fotografías
Bookmark and Share Mapa de Mineral de Pozos Traza tu Ruta Comentario a Lugares de México

La vista, desde la puerta de la capilla que lo corona, abarca un inmenso panorama sobre el pueblo de Pozos y la vasta planicie salpicada de haciendas que se extiende hasta el horizonte: el borde del “gran tunal” chichimeca.

Varios directores escogieron las románticas ruinas de Pozos para filmar películas como "Las Cenizas del Diputado", "El Hombre de la Máscara Dorada" o "La Candida Erendira", la telenovela "La Dueña", y varios comerciales. Pozos fue un Comala bastante convincente en una adaptación cinematográfica del libro de Juan Rulfo, Pedro Páramo.

Pozos cuenta hoy alrededor de 5000 habitantes -eran 200 los que vivían en el pueblo en los años cincuenta- y su población esta creciendo. Recibe cada año más turistas nacionales y extranjeros, estos últimos atraídos por los tres hoteles de lujo que se instalaron en Pozos en la última década. El desarrollo turístico de Pozos se encuentra hoy a una encrucijada.

Puede, en el futuro, ver llegar demasiados turistas para su reducida población y perder su alma, como le ocurrió a otro pueblo minero, Real de Catorce, o seguir los pasos de San Miguel de Allende, pueblo de escuelas de idioma para extranjeros y de artistas: en Pozos, algunas casonas ya se transformaron en talleres -galerías de pintura y muchas ruinas se anuncian “For sale- Real Estate”.

Otras opciones serían convertirse en un pueblo -museo o "centro de turismo paranormal": el pasado 7 de julio del 2007, una conferencia con luz y sonido sobre el tema “Evidencias del más allá” tuvo como escenario la mina de San Rafael.

Sin embargo, no se puede descartar que Pozos crezca “naturalmente” con fuentes de ingresos independientes del turismo: una parte de sus habitantes ya trabaja en las plantas de San José Iturbide. Otros tienen una actividad productiva: la fabricación de instrumentos de música prehispánica que se venden en las tiendas del pueblo.

Hoy en día, tal como es, vale la pena conocer Pozos. No es un pueblo apacible pero si misterioso, cuyas calles invitan a caminar sin prisa, para percibir su extraña atmósfera e interpretar su silencio.

Cómo llegar:
-En carro particular: De la carretera 57, por una camino de terraceria a la derecha. Otra opción es pasar por San Luís de la Paz -8 km de Pozos- ó por San José Iturbide -28 km de Pozos-.

-En transporte colectivo: De la central camionera de Querétaro, salen camiones -Flecha verde ó Flecha Amarilla- para San José Iturbide, de donde se toma otro camión -con salidas cada media hora- para Pozos.

Dónde comer y dormir:
Hay tres hoteles de lujo en Pozos: Posada de las Minas. Manuel Doblado # 1, a una cuadra desde la plaza principal. Tel: 01 (442) 293-0213
info@posadadelasminas.com

El Secreto de Pozos. Tel: 01(442) 293-0200
info@elsecretomexico.com

Casa Mexicana. Tel: 01 (442) 293-0014
pozosmex@yahoo.com

Se puede encontrar habitaciones económicas en “La Casa del Venado Azul” Calle Centenario # 34. Pozos. Tel: (01 468) 1170-387
azulvenado@hotmail.com informacion@lacasadelvenadoazul.com

Tambien en el vecino pueblo de San Luís de la Paz, existen hoteles económicos. Hay unos bares y un restaurante -Los famosos de Pozos-. Se venden antojitos en el Jardín.

Referencias:
Secretaría de Turismo de Guanajuato
Vista Pozos.
Festividad del Señor de los Trabajos en el Mineral de Pozos.

Texto Anne Bonnefoy
Fotografía Anne Bonnefoy

Todos los Derechos Reservados © 2007-2014
Última actualización de información: Julio 2007

San Sebastián del Oeste y Mascota Norogachi
Descubre nuevos destinos / Donativos / Quiénes somos / Contacto / Códigos de ética del viajero / Enlaces

Terminos, Condiciones y Privacidad. Todos los Derechos Reservados Lugares de México. 2014 ©
Este sitio se ve mejor con el navegador Safari