Lugares de Mexico
 
 


Metztitlán

Barranca de Metztitlán: Un Rincón Agustino y una Reserva de la Biosfera
(Estado de Hidalgo)

A una hora de Pachuca, pasando el pueblo de Atotonilco, la carretera comienza a descender por estrechas curvas hasta el puente de Venados. Allí se deja a la derecha la carretera que conduce a Molango y Tampico para entrar a la Barranca de Metztitlán, un cañón excavado por el río Metztitlán, cuyas aguas desembocan en una gran laguna, a unos 30 Km. más al noroeste.

Al entrar a la Barranca, sorprende el contraste entre el cobrizo de los cerros, donde sobreviven solamente cactáceas y suculentas, y el verde de la vega, plantada de nogales y otros frutales, bajo los cuales prosperan hortalizas y verduras. Por todos lados corren canales de riego alimentados por las aguas del río y de los manantiales que brotan de los cerros.

Poco a poco, la vega se ensancha y las montañas que dominan la ribera opuesta se alejan. La carretera zigzaguea del lado este de la Barranca entre zonas de cultivo y caseríos construidos al pie de los cerros, por arriba de la vega, para evitar tanto los riesgos de inundación como el desperdicio de tierras fértiles.

En San Pedro Tlalmanalco, encontramos el primer indicio de la presencia agustina en la Barranca -una iglesia de extrañas proporciones-. Fue al parecer el primero edificio religioso que construyeron los agustinos al llegar a la Barranca alrededor de 1536. Poco tiempo después, se produjo una gran inundación que anegó el edificio. Hoy en día, la mitad inferior de la iglesia y las construcciones adyacentes se encuentran bajo varios metros de sedimentos abandonados por las aguas de las inundaciones que se han sucedido desde entonces. Se entra al edificio por lo que fue originalmente la ventana del coro. La nave, cuyo piso desprende un penetrante olor a húmedo, se encuentra totalmente vacía con la excepción de un altar de estilo popular pintado con colores fuertes y de restos borrosos de pinturas murales.

Unos kilómetros después, aparece la espadaña de otra capilla antigua, la de Santa María Magdalena Jihuico, que ha sido construida -por más precaución- en un promontorio rocoso arriba de la vega. El pueblo cercano de Jilotla conserva otra bonita construcción agustina.

La altura de los cerros sigue elevándose a medida que uno se adentra más a la Barranca, sus laderas erosionadas dejando a la vista las impresionantes deformaciones de las capas sedimentarías que los componen. De repente, detrás de un gran risco, aparece el pueblo de Metztitlán al pié de un cerro, y encima, la mancha blanca del Convento de los Santos Reyes.

La Barranca de Metztitlán, "lugar de la luna" (de metzli, luna y tlán, lugar) se encuentra en el corredor conectando el altiplano central a la costa atlántica, una ruta tradicional de intercambio comercial. No se sabe a ciencia cierta a que grupo étnico pertenecían los Metzcos, los habitantes del poderoso Señorío de Metztitlán. Unas fuentes afirman que eran Chichimecas, otras que se trataba de Otomíes, otras más que eran aparentados a los Totonacos. El Señorío de Metztitlán resistió con éxito a repetidas tentativas de conquista de parte de los mexicas y se encontraba todavía independiente a la llegada de los españoles. Su centro político y religioso se ubicaba probablemente cerca del actual pueblo de Tepatetipa.

La evangelización del ex-Señorío de Metztitlán al igual que la de la Sierra Alta quedó a cargo de la Orden Agustina a partir de 1536. Los agustinos emprendieron inmediatamente un gran programa de construcción de edificios religiosos, tanto en el pueblo de Metztitlán que escogieron como su cabecera como en los demás pueblos de la Barranca donde edificaron capillas de visita.

En el pueblo de Metztitlán, han sobrevivido tres edificios del siglo XVI, dos conventos erigidos por los agustinos, el de la Comunidad y el de los Santos Reyes, y la Tercena. Muy arruinado, La Comunidad sirve hoy de cárcel para el pueblo. Siendo el primer edificio religioso de Metztitlán fue abandonado -no se sabe exactamente porque, quizás porque la configuración del terreno no permitía ampliarlo- cuando se terminó la construcción del Convento de los Santos Reyes.

Del lado opuesto de la Plaza Central, se encuentra La Tercena, uno de los pocos edificios civiles del siglo XVI que han llegado a nuestra época, junto con la Casa de la Cacica en Teposcolula. Es una pequeña y bellísima construcción, cuyo estilo muy sobrio -los únicos elementos decorativos son un friso de perlas que da la vuelta al edificio, tres columnas ricamente esculpidas en la entrada y unas gárgolas en forma de animales fantásticos- aparenta el estilo renacentista. En el interior subsisten restos de pintura mural. No se sabe cuál era su uso, se especula que pudo ser la casa de recaudación de diezmos y tributos o quizás, la sede del cabildo indígena. La Tercena sufrió daños considerables cuando el pueblo fue afectado por deslizamientos de tierras en 1991.

Desde la Plaza Central, se llega por una calle muy empinada al Convento de los Santos Reyes, un convento-fortaleza que los agustinos edificaron en la cumbre aplanada de una loma. Se erige en medio de un enorme atrio-terraza delimitado por un muro almenado. La iglesia presenta las características habituales de los edificios agustinos del siglo XVI: una -magnífica- portada de estilo plateresco en la cual especialistas reconocen el estilo de Claudio de Arciniega(1), resaltando sobre una fachada lisa rematada por una espadaña de siete vanos. Se pueden todavía identificar las ruinas de dos capillas abiertas a la izquierda del templo.

Los deslizamientos de tierra de 1991 afectaron también el edificio y se tuvo que inyectar concreto para estabilizar el suelo de la loma que lo soporta, sin obtener resultados definitivos. La bóveda del templo se cuarteó pero se salvaron los frescos y retablos, entre ellos el magnífico retablo de los Santos Reyes (1698).

Los arcos del claustro son de un estilo mediterráneo muy sobrio, los pasillos conservan gran parte de las pinturas murales originales. Un estudio reciente(2) demostró que los frescos de la escalera han sido inspirados por grabados del artista flamenco Maarten Van Heemskerk. El refectorio conserva otro fresco interesante donde los pintores plasmaron el paisaje que los rodeaba y un friso en el cual alternan medallones con la luna, símbolo de Metztitlán, y medallones con el emblema de los agustinos -un corazón atravesado por flechas nada simbólicas, flechas con plumas, de las que usan los cazadores-.

El conjunto de los Santos Reyes de Metztitlán es uno de los más bellos construidos por los agustinos. Se afirma que a la expulsión del clero regular, cuando se permitió a cada orden conservar dos conventos, ellos escogieron entre todos los de Malinalco y el de Metztitlán.
Click aquí para ver todas las fotografías
Bookmark and Share Mapa de Metztitlán Traza tu Ruta Comentario a Lugares de México

En este lugar, se honra la memoria de Fray Nicolás de San Pablo (el flamenco Nicolás de Witte) quien se destacó como defensor de los indígenas en contra de los abusos de los encomenderos. Intervino en el conflicto entre las órdenes religiosas y el clero secular sobre el pago del diezmo por los indígenas, al cual se opuso con vehemencia argumentando que "estos indios .... pensarán luego que vendemos los sacramentos"(3).

La calle detrás del Convento sigue ascendiendo la loma, pasa frente a un teatro cuya puerta indica la fecha de 1902 y llega hasta el cementerio. Desde allí, se tiene una vista amplia sobre la vega, en particular sobre una pequeña loma en forma de cuarto menguante, frente al pueblo: el Quimixtepec o Cerrito de la Luna. Fue el Quimixtepec, según los lugareños, el que dio su nombre al pueblo y a la Barranca.

En el barrio de San Juan, en la entrada del pueblo de Metztitlán, se pueden observar unas pinturas rupestres y las ruinas de otra capilla enterrada. Allí se encuentra la entrada al Museo Vivo de Cactáceas, un jardín donde crecen y están protegidas todas les especies de cactus y suculentas originarias de la Barranca, incluso los famosos viejitos, ya casi extintos en otros lugares, y enormes biznagas. La parte alta del jardín ofrece un magnífico panorama sobre la Barranca y la Villa de Metztitlán.

Los agustinos construyeron 17 capillas "de visita" en la Barranca, algunas muy interesantes. Desde Metztitlán, salen tres "itinerarios agustinos":

- Hacia el norte de la Barranca: la carretera cruza varios pueblos -Tlatepexe, Amajatlán, Macuila, Tesisco, Tlaxco, Hualula- donde subsisten capillas antiguas, más o menos bien conservadas o restauradas y las ruinas de la ex-hacienda algodonera de Chilaco (1 Km. de la carretera). Del puerto de Amajatlán, se tiene una vista espectacular sobre la vega. La carretera termina en las orillas de la laguna que cierra la Barranca. La laguna recibe aves migratorias y una colonia de pelícanos blancos durante los meses de invierno.

- Del lado oeste de la Barranca: se pueden visitar las capillas de Atzolcintla -una antigua capilla abierta- y de San Cristóbal. Poco antes de San Cristóbal, la carretera da la vuelta al "árbol de los petroglifos", un árbol de amate cuyas ramas tapan figuras grabadas en lo alto de la roca que lo soporta.

- Una visita obligatoria es la de la iglesia de San Agustín Tepatetipa -5 Km. al norte de Metztitlán por una carretera de terracería- cuya historia queda por investigar: una inscripción en la portada indica como fecha de construcción el año 1525, es decir una fecha anterior a la llegada de los agustinos al Nuevo Mundo; sin embargo, el edificio es de estilo netamente agustino y ha sido dedicado al fundador de esta orden.

Cómo llegar a Metztitlán:
- En automóvil: Tomar la autopista de Pachuca. En Pachuca, tomar la carretera número 105 hacia Molango y Tampico. En el puente de Venados (75 Km. de Pachuca), desviarse a la izquierda.

- En transporte colectivo: Un autobús de la compañía Flecha Roja sale cada hora, desde las 6:30 am. De la Central de Autobuses del Norte en el D.F. (Av. Cien Metros) para Metztitlán.

Dónde comer y dormir en Metztitlán:
Hay varios restaurantes en Metztitlán. El Rincón del Jardín, en la Plaza Central, sirve una excelente comida. Los domingos en la noche se ponen puestos en la misma plaza, donde los habitantes vienen a vender unos platillos regionales elaborados por ellos mismos.

Recientemente, han abierto varios hoteles en Metztitlán, entre otros, el Hotel Granaditas, el Hotel Posadas Metztitlán. La Quinta Española tiene buena ubicación, en la Plaza Central
Tel: 01(744) 743-1676.

Datos útiles:
- La Barranca ha sido declarada Reserva de la Biosfera en el año 2000. Una oficina de la Reserva se encuentra en frente del Palacio Municipal de Metztitlán.

- A unos 20 Km. de Metztitlán en dirección a Molango, la capilla de Santa María Xoxoteco reserva una gran sorpresa a los visitantes: unas extraordinarias pinturas murales que describen muy detallada y explícitamente los suplicios que esperan a los infieles en el más allá. Arriba del altar el pintor plasmó una escena del "Juicio final" muy parecida a la de la capilla abierta de Actopan.

(1) Luis Javier Cuesta Hernández. Sobre el estilo arquitectónico de Claudio de Arciniega. Ver bibliografía.

(2) Martín Olmedo Muñoz. La visión del mundo agustino en Metztitlán. Ver bibliografía.

(3) Carta de Fray Nicolás de Witte a Fray Bartolomé de las Casas. 24 de agosto de 1555.

Bibliografía:
- La conquista espiritual de México. Robert Ricard. FCE. 1947. Última reedició : 2004.
- L'institution de la dîme pour les indiens du Mexique. Georges Baudot. Mélanges de la Casa Velázquez. Tomo 1. 1965
- La iglesia sumergida. Hallazgos y nuevas ideas sobre las primeras edificaciones agustinas en la zona de Metztitlán. Pablo Escalante. UNAM. Instituto de Investigaciones Estéticas. Num. 65. 1994.
- Metztitlán, Hidalgo. Arquitectura del siglo XVI. Juan Benito Artigas. UNAM, 1996.
- Sobre el estilo arquitectónico en Claudio de Arciniega. Luis Javier Cuesta Hernández. UNAM. Instituto de Investigaciones Estéticas. Num. 76. 2000.
- Hortus eremitarum. La pinturas de las tebaidas en los claustros agustinos. Antonio Rubial García. UNAM. Instituto de Investigaciones Estéticas. Num. 92. 2008.
- La visión del mundo agustino en Metztitlán. Ideales y virtudes en tres pinturas murales. Martín Olmedo Muñoz. UNAM. Instituto de Investigaciones Estéticas. Num. 94. 2009.
- Barranca de Metztitlán, Reserva de la Biosfera. Alicia Ahumada. 2002.
- Decreto "por el que se declara como área natural protegida con el carácter de Reserva de la Biosfera, la región conocida como Barranca de Metztitlán". DOF del 1ro de Agosto de 2003.
- Programa de Manejo Reserva de la Biosfera Barranca de Metztitlán. CONANP. Noviembre de 2003.


Referencia:
Secretaría de Turismo de Hidalgo
Reservas de la Biósfera en México CONAP

Texto Anne Bonnefoy
Fotografía Anne Bonnefoy

Todos los Derechos Reservados
© 2007-2014
Última actualización de información: Febrero 2011

Olinalá y Temalacatzingo Bolaños
Descubre nuevos destinos / Donativos / Quiénes somos / Contacto / Códigos de ética del viajero / Enlaces

Terminos, Condiciones y Privacidad. Todos los Derechos Reservados Lugares de México. 2014 ©
Este sitio se ve mejor con el navegador Safari